“Yo, fray Martín, conocí la Orden fue después de participar en un Retiro de "Camino Mejor", luego de muchos momentos de incertidumbre frente a las distintas invitaciones a acercarme a la Iglesia o algún movimiento de parroquia. Necesariamente estaba en la búsqueda de un Jesús que hablará desde el ser joven. Pues, tenía muchas dudas y me sentía un poco fuera de lugar y de espacio. Al encontrar, que los frailes proporcionaban esta manera de ver distinta a un Jesús, que se nos daba y nos proporcionaba un nuevo modelo de ser. Después de haber vivido el retiro, uno de mis primeros contactos fue, Fr. Quiles y luego con nuestro hermano Fr. Estuardo Pérez, que me introdujo dentro del Equipo de charlas de los martes. Y esto me llevó a trabajar en la Calle con "Reflexiones a jóvenes en riesgo". Luego, Me llamó el párroco para colaborar en la pastoral catequética (Confirmación) en una comunidad rural y luego en la parroquia. Esto me cuestionó cada vez más. Estos eventos me llevan, a buscar y tocar las puertas de la Orden, en el momento en que el Vice-provincial era Fr. Luis Miguel Otero.

En este momento comienzo, un arduo caminar en el proceso vocacional, pues, tenía que superar elementos que parecían difíciles de cambiar en mi. Poco a poco voy conociendo a distintos promotores de la época. Hasta el momento de mi ingreso en el prenoviciado de 1992, después del proceso de discernimiento, me retiré del proceso en El Salvador, me reincorporo después de un nuevo año de proceso vocacional. Mí nuevo grupo, en el 1994. Desde este momento, he logrado experimentar la a Dios desde la Espiritualidad Dominicana. Realice mis estudios en el ITAC y en la UNA en Heredia. Trabaje en el Acompañamiento de Fraternidades laicales, en la Escuela de Formación Itinerante (Tumba cocos ), Celebrando la Palabra en distintas comunidades. Uno de los últimos, fue la pastoral sacramental de Bautismo en la Dolorosa y Forme parte del Equipo de Cuidados Paliativos del Hospital de Niños de San José, Costa Rica.

Fui a un año pastoral en David, Chiriquí, en la Pastoral Parroquial y Conduciendo un programa de Radio (donde se me otorga la Licencia de Locutor indefinida). Luego fui Ordenado Diacono, con una duración de tres años.

Se me envía a la Misión, en la Parroquia de San Pablo, Rabinal, Baja Verapaz, Guatemala. Se me pidió dar clases en el Diplomado de la Universidad Landívar. Después de cuatro meses, se me Ordena el 1 de Mayo de 2004 donde participe sirviendo como Párroco y Superior. Fui también en profesor del Seminario Menor de la Diócesis de Zacapa en Guatemala.

Después se me asigna a Nicaragua. Donde actualmente cumplo mi segundo período de Superior y el primero de Delegado Provincial. En este momento consolidamos nuestro Proyecto de Vida y Misión, con énfasis en Educación como nuestra opción pastoral. Se me envía a dar clases a la Escuela Internacional de Agricultura y Ganadería. Soy responsable de las monjas del Monasterio Santa María de Guadalupe. Además, de asesorar distintos grupos en la Arquidiócesis de Managua. He dado clases en el Colegio Santo Domingo de Rivas y algunos talleres y retiros en el Complejo Educativo San Luis Beltrán en Chinandega, Soy parte de la Directiva de la Conferencia de Religiosos (CONFER) y de la Federación de los Colegios Católicos de Nicaragua (FENEC). He terminado un Posgrado en Educación con énfasis en Didáctica. Y este año culminó una Maestría en Educación con énfasis en Didáctica.

¿Por que soy dominico? El ser dominico, es la sencilla pero compleja fase de ingreso a la Orden, ya que pedí:"La misericordia de Dios y la de los hermanos". Haciendo la promesa de vivir de acuerdo a las Constituciones de la Orden y bajo la Espiritualidad Dominicana. Hasta el día de hoy, no he encontrado algún elemento que la Orden en su tradición no me haya gustado. Sé que la preparación (estudio) como fuente de búsqueda de Dios y de cómo construir aquí y ahora ese Reino es el norte que me mueve. Ya que me gusta: "Hablar con Dios de los seres humanos. Y a los seres humanos hablarles de Dios". Creó que Santo Domingo nuestro Padre, no nos dejó un camino hecho, sino, un camino que cada quién descubre desde la apertura al dejarse "sorprender con corazón de niño por parte de Dios". Cuando en el encuentro cara a cara con el dolor humano, te hace responder con toda tu vida como fraile dominico eso me hace estar convencido, que no me he equivocado de compartir la Misión con esta gran familia. ”.

Fray Martín Illescas, OP, Fraile Guatemalteco en Nicaragua

Dominicos

“Revitalizar nuestra vocación de servidores de la Palabra con el desempeño apostólico de una función teológica creativa para el acompañamiento compasivo del pueblo”

Contacto

  • 2ª Calle 21-54, Zona 15, Vista Hermosa II
  • curia@dominicosca.com
  • (502) 2369-5952
  • http://www.dominicosca.com