Soy fray Isaac, vengo de Indiana (Estados Unidos). Viviré con los dominicos de El Salvador dos meses y medio hasta el 31 de julio. Para mí este intercambio es una oportunidad de perfeccionar mi español y hacer varios ministerios sobre el tema de justicia social y paz.

En los Estados Unidos, hay cada vez más inmigrantes especialmente en las ciudades y en ellas, los dominicos tenemos parroquias. Necesitamos frailes que puedan ayudar y hablar con ellos quienes buscan trabajo en aquel país. Estoy aquí en El Salvador para servir mejor a la Iglesia, especialmente para prepararme mejor para colaborar con los inmigrantes de los países hispanos.

Tengo 26 años, vengo de una familia pequeña, y tengo un solo hermano. Mi padre es profesor de Antiguo Testamento y mi madre Consejera. Era estudiante de matemáticas en la Universidad y antes de entrar a la Orden, profesor de matemáticas para estudiantes de secundaria durante dos años.

Antes de ser fraile visité muchas comunidades de religiosos como la Congregación de la Santa Cruz, sacerdotes diocesanos, jesuitas y una comunidad de monjes benedictinos. Pero los dominicos eran la mejor opción para mi vocación por su vida comunitaria, itinerancia, académicos y el tipo de evangelización. En el principio del siglo XII Santo Domingo percibió muchos grupos cismáticos (Los albigenses) que eran dualistas, es decir, que pensaban que el cuerpo era malo. Ciertamente llevaban una vida austera y sencilla, y por lo tanto, habían ganado muchos seguidores. Mientras tanto, habían muchos predicadores, como obispos y cistercienses, pero venían a caballo y con vestidos lujosas. La gente por eso, no les hacía caso. Santo Domingo sabía que la gente necesitaba predicadores que vivieran de verdad. El propuso por eso, una vida más sencilla que los herejes, pero al mismo tiempo predicaba que el cuerpo no era malo.

En nuestra Iglesia, hay gente que deja la Iglesia por diversas razones. Necesitamos los religiosos, religiosas y laicos predicar el evangelio, pero más que esto, necesitamos más servidores que vivan de verdad. Para los jóvenes que podrían tener vocación, yo les diría ¡Vengan a ver! Predicar y vivir la verdad con nosotros, una verdad de amor y de paz fraternal.

fray Isaac, O.P. Estudiante dominico de la Provincia de san Alberto Magno de Estados Unidos.

Dominicos

“Revitalizar nuestra vocación de servidores de la Palabra con el desempeño apostólico de una función teológica creativa para el acompañamiento compasivo del pueblo”

Contacto

  • 2ª Calle 21-54, Zona 15, Vista Hermosa II
  • curia@dominicosca.com
  • (502) 2369-5952
  • http://www.dominicosca.com