“Por esas cosas extrañas de la vida (o por esos encuentros inesperados en y deseados por Dios y mi alma) los llegué a conocer gracias a un amigo que estuvo llevando proceso vocacional con ellos. Recuerdo que conocí primero a fray Martín Illescas en una actividad juvenil que se realizó en una parroquia cercana a Chiquilistagua, Carretera Sur, Managua. Mi idea nunca fue ser sacerdote y menos religioso. Poco a poco fui conociendo el trabajo de los frailes y logramos realizar trabajos conjuntos, ya que ellos nos apoyaban en las actividades de la pastoral juvenil en la que yo participaba. Luego de conocer a fray Martín Illescas, fray Javier Rivera, fray Rafael Aragón, fray Gregorio Barreales e inclusive a fray Jorge Sosa, me decidí ingresar al proceso vocacional de la Orden, admirándome más del trabajo realizado en Nicaragua, sintiendo el fuego de la búsqueda constate de la verdad y dejándome impresionar por la pasión de Santo Domingo de Guzmán.

Actualmente soy prenovicio dominico, estudio filosofía en la Universidad Teológica de América Central (UTAC) y soy integrante de la pastoral de la Movilidad Humana del prenoviciado centroamericano. En este quehacer pastoral, trabajo en conjunto con Javier Romero (prenovicio también, hermano de comunidad), religiosas, seminaristas, instituciones laicales y eclesiales (como la Pastoral Social- Cáritas) en un proyecto de acompañamiento a personas peregrinas presentes en el Parque La Merced, en el centro de San José, Costa Rica. Desde el acompañamiento a migrantes (en su mayoría nicaragüenses) descubrimos el rostro sufriente de Cristo, brindado un servicio que beneficie su dignidad humana.

Quiero ser dominico porque creo en el proyecto planteado por Santo Domingo de Guzmán, porque sé que aún hay muchos lugares donde la luz de Cristo no ha llegado, donde su verdad no ha sido transmitida, encarnada, vivida, amada. Deseo ser dominico porque encuentro en el estudio una oportunidad para evangelizar, porque desde la comunidad puedo encontrar la riqueza humana y del Reino, porque desde la oración puedo “hablar con Dios” y desde la predicación puedo “hablar de Dios” a la humanidad”.

Fray Roberto de Jesús Castellón López - Prenovicio dominico nicaraguense en Costa Rica

Dominicos

“Revitalizar nuestra vocación de servidores de la Palabra con el desempeño apostólico de una función teológica creativa para el acompañamiento compasivo del pueblo”

Contacto

  • 2ª Calle 21-54, Zona 15, Vista Hermosa II
  • curia@dominicosca.com
  • (502) 2369-5952
  • http://www.dominicosca.com