“Cómo conocí la Orden, por medio de varios frailes de mi pueblo (Turón, Asturias, España) y otros de Asturias (alguno pariente de mi madre).

Mi vida y misión en la provincia de Centroamérica. Gracias a Dios soy uno de los frailes de esta provincia que más ha compartido comunidad con otros. Y he hecho de casi todo: párroco de ciudad y rural, profesor de colegio y de universidad, dispensador de sacramentos, predicador de ejercicios, dedicado a pastoral matrimonial y juvenil, secretario de CIDALC... No he sido formador ni he estado en el mundo indígena.

Soy dominico, porque me garantiza el poder ser testigo de Jesús, del Evangelio, del Reino de Dios. Porque me facilita el poder servir (a los necesitados, a la Iglesia). Porque ha confiado en mí, me ha valorado y me ha dado y me da la posibilidad de sentirme útil y de estar contento muchos días”.

Fr. José Luis Burguet Huerta, OP, Guatemala, Ciudad.