Predicar y testimoniar la Palabra respondiendo a los signos de los tiempos de una manera esperanzadora y compasiva; integrando la acción apostólica y la reflexión teológica, desde una opción por el ser humano vulnerado.