Estimados Frailes y Monjas de la Orden de Predicadores en Centroamérica:

Un saludo gozoso y fraterno en esta Solemnidad de la Pascua que nos acompañará hasta el día de Pentecostés. Considero que las lecturas que acompañan a la liturgia pascual realizan en los seguidores de Jesús un despertar de la memoria: “Entonces les abrió el entendimiento para comprender las Escrituras.” Lc. 24, 35-48. Esta apertura para los primeros discípulos y para nosotros es un ejercicio que nos pone en la dinámica del camino del Señor quizá más real que los inicios, antes del proceso pascual, por lo tanto una posibilidad para que la comunidad cristiana y nosotros, hombres y mujeres consagrados al Evangelio, tengamos la ocasión de volver a optar por la vida plena y por una misión con calidad apostólica.

Esta nueva concepción del llamado después de la experiencia de la cruz implica para los seguidores y seguidoras un estilo concreto de existencia que nace a partir de la nueva realidad del Resucitado: la oración, los bienes y la misión en común son las directrices de esta nueva realidad que son el germen de toda experiencia comunitaria de la vida consagrada comprendida como “un estado permanente de confesión de la fe” (J.M.R. Tillard OP, El Proyecto de Vida de los Religiosos).

En este contexto el IDEC de mayo, realza a nuestro protector San Vicente Ferrer como Predicador y Testigo de la Resurrección, quien lejos de opacar las fiestas pascuales, es Testigo de esta dinámica pascual. Para ello nos acompañarán algunos aportes de hermanos provinciales en la Orden de América Latina que contribuirán a nuestra reflexión. En este caminar como Orden, hemos culminado el Encuentro Intermedio de Animadores Provinciales que se ha realizado en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia y que se detallará ampliamente en la crónica que compartimos en este informativo. IDEC siempre nos pone en estado de novedad, es decir, de Pascua, celebrando la vida y lo que acontece en nuestra misión apostólica, esto refuerza nuestra memoria y compromiso manifestado en los ejes de misión que realizamos.

Invito siempre a las comunidades de hermanos y a las monjas a contar con este recurso y mantenerlo vivo y actualizado para el bien común de la Provincia. En este camino pascual recordamos lo que para Santo Tomás de Aquino, la perfección a que tiende el religioso “no consiste esencialmente en la pobreza o en cualquier otro consejo, sino en el seguimiento de Cristo”. Las fiestas pascuales son una invitación a nuestra vida consagrada para ir a lo profundo y no a la corteza, al núcleo del Evangelio para ofrecer un proyecto de existencia cristiana más allá de una imitación moral o de renuncias y aunque estas deban brotar, parten de una seducción y de un llamado nuevo.

¡Felices fiestas pascuales y que San Vicente Ferrer sea modelo de un anuncio nuevo y comprometido con la justicia y la paz, siendo el “dedo de Dios” en las circunstancias que limitan la Pascua entre los seres humanos!

Fray Carlos Antonio Cáceres Pereira OP

Prior Provincial

Guatemala, 22 de marzo de 2017

 

Muy estimados hermanos y hermanas:

 En la transición entre cuaresma y pascua, un saludo fraterno para todos y todas, deseando que nos encaminemos de nuevo hacia la ruta del Señor Resucitado. En este mes de abril, en el que reflexionamos el camino de predicación nacido de nuestra experiencia pascual, que ciertamente nos relata la esencia de la gratuidad, surgida en el camino y en el destino de los que seguimos a Jesús.  El ser en el mundo de los religiosos está penetrado por la ley de la gratuidad, que pasa a través de opciones de libertad en diferentes niveles de la vida:

-          Desde lo que optamos como pobreza, en señal de cotidianidad, trabajo, ahorro y solidaridad con un mundo de carencias. Centroamérica es un libro abierto y diario a nuestro estilo de vida en una sociedad cada vez más carenciada de lo elemental.

 -          En lo que compartimos como proyecto afectivo, poniendo a Jesucristo y su Reino en relación con las personas. Una vida religiosa pascual y dominicana se centra en la libertad y dedicación plena en el amor apostólico. Ciertamente la Pascua es la historia de aquellas mujeres  y hombres apasionados por Jesús, que descubren en su experiencia la libertad más allá de sus fronteras.

 -          En cuanto a lo que discernimos como capacidad de escucha. El tiempo pascual y su espiritualidad nos invitará a penetrar en estos relatos pascuales el discernimiento de posturas que una comunidad cristiana y religiosa debe hacer continuamente. Esta realidad conlleva un estilo de vida y de misión, para ser creíble y constatable el Evangelio y sus emisarios.

 Esta “significatividad” como seres pascuales en el mundo, nos revela otra dimensión de la vida consagrada que es mostrar el proyecto pleno de la humanidad nueva y liberada, en la que se logra la comunión con la vida, con los seres políticos y con las opciones vitales del mundo entero. Pascua no solamente es un tiempo litúrgico, es una época que permanece en cada momento y en cada opción personal y comunitaria. Más aún, un tiempo que revela la calidad de personas que somos dentro del proyecto humano. Que este breve mensaje pascual sea aliciente para descubrir otras señales de vida o de Pascua de quienes caminan junto a nosotros. Descubrir esto es una llamada a la celebración: Celebremos la vida, más allá de un tiempo litúrgico junto con otros y otras que sin opciones religiosas apuestan por un mundo más humanizado, libre y fraterno.

¡Felices Pascuas para todos y todas!

 

Fray Carlos Antonio Cáceres Pereira OP

Prior Provincial 

40 NIÑAS QUEMADAS, EN UN ¿“HOGAR SEGURO”?

Fray Carlos Antonio Cáceres Pereira OP

Paradójicamente el día ocho de marzo, día internacional de la mujer Guatemala lloraba la perdida de 40 niñas y otras lesionadas por un castigo que pone en evidencia la frágil estructura de Justicia a los derechos de los menores en estado de vulnerabilidad. El Hogar Seguro Virgen de la Asunción se encuentra en San José Pinula, zona donde existen algunas de las residenciales más exclusivas de la Ciudad, en contraste, residían allí 800 bebés, niños y adolescentes, algunos con capacidades especiales o que nacían de niñas violadas en el lugar, a las 11 de la mañana de ese día, el Hogar Seguro se convertía en el lugar más vulnerable del país.

Cabe mencionar como antecedente, que la exvicepresidente de la Nación, Roxana Baldetti, vinculó las menores infractoras, con menores que provenían de hogares violentos o en riesgo social. El Hogar Virgen de la Asunción, se convirtió en una cárcel donde existían vejámenes contra la dignidad moral de las menores por parte de los monitores, quienes no distinguían la realidad social de los menores.

No era desconocida la precaria situación del hogar, existen por lo menos tres informes periodísticos anteriores a lo sucedido el 8 de marzo, que revelan una cantidad de demandas jurídicas en contra del personal del establecimiento, además de existir más de doscientas alertas de desaparición de niñas que ingresaban al lugar y de las cuales nunca se volvió a saber nada.

El mismo “Hogar Seguro” revelaba que era una cárcel con pésimas condiciones, ni siquiera reunían en lo mínimo en la atención del cuido femenino, las niñas tenían que arrancar pedazos de esponjas de sus camas, para usarlas como toallas sanitarias, sin decir más allá de las condiciones de salud, alimentación, vestuario, seguridad, re-educación. Los testimonios revelan que las clases también eran utilizadas para abusos y violaciones en público.

Ese día por la mañana, las menores de una sección que la noche anterior habían intentado escapar del lugar, fueron encerradas en un salón y para que las dejaran salir, incendiaron unos colchones, sin imaginar que “no encontrarían las llaves para abrirles”. En conclusión, cuarenta niñas muertas calcinadas, algunas en estado de gravedad en Estados Unidos y muchas con el impacto psicológico y físico que ha producido la tragedia en ellas y sus familiares.

El incendio responde el colapso de un sistema que el Gobierno de Guatemala no ha sabido explicar suficientemente, siendo que la Secretaría de Bienestar Social, entidad que tiene a su cargo estos “hogares”, es responsabilidad directa de la Presidencia, específicamente de la Primera Dama, la cual no se ha manifestado hasta el día de hoy.

En la sociedad guatemalteca vivimos días de indignación, puesto que esto ha generado también levantamientos en otros correccionales, manifestando así que las instituciones, las familias, el Gobierno, han descuidado en gran medida a la niñez y adolescencia, cada vez más expuesta a caer en la delincuencia y sus secuelas. Por ejemplo en Guatemala, desde 2008, el aumento de adolescentes recluidos es alarmante, entre ellos, jóvenes de 16 años que han cometido diez o más delitos.

Sin embargo, en Guatemala, como en otros países, si las cárceles no reeducan, las estructuras en pro de la infancia y juventud provocan lo contrario, por la carencia condiciones y estrategias. Por lo tanto, es un callejón sin salida: la sociedad sigue victimizando a los y las menores, que no son una prioridad para las políticas estatales, cabe mencionar que Guatemala entre 2007 y 2013 invirtió un promedio de 0.65% de su presupuesto, mientras que Costa Rica y Panamá destinaron no menos del 4%  para protección de la niñez vulnerable.

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

Feliz día de la mujer. Es un día para pensar los logros de aquellas quienes todavía siguen invisibles en las páginas de la vida. Un día como hoy se forjó con tenacidad y constancia, pero aún es una historia sin terminar en medio de una sociedad o de instituciones religiosas que opacan, anulan o encierran su papel y misión en nuestro mundo. El asunto no es de dos fuerzas: un mundo de hombres o de mujeres, sino de complementación y de igualdad, de participación y de dignidad. Leo y medito en estos días el poema de Sor Juana Ines de la Cruz:

Hombres necios que acusáis
a la mujer sin razón,
sin ver que sois la ocasión
de lo mismo que culpáis:

si con ansia sin igual 
 solicitáis su desdén,
¿por qué queréis que obren bien
si las incitáis al mal?

Combatís su resistencia,
y luego con gravedad 
 decís que fue liviandad
lo que hizo la diligencia.

El día de la mujer no es un día, es una actitud permanente y natural para reeducarnos en aquello que minimiza su inevitable presencia entre nosotros. Felicidades amigas y confidentes en nuestra misión.

Fray Carlos Cáceres, o.p.

 

Dominicos

“Revitalizar nuestra vocación de servidores de la Palabra con el desempeño apostólico de una función teológica creativa para el acompañamiento compasivo del pueblo”

Contacto

  • 2ª Calle 21-54, Zona 15, Vista Hermosa II
  • curia@dominicosca.com
  • (502) 2369-5952
  • http://www.dominicosca.com