El Consejo Nacional de las Fraternidades Laicales Dominicas de Nicaragua, hemos estado reflexionando en el relevo generacional en nuestras Fraternidades como una estrategia a corto, mediano y largo plazo. Hay una preocupación muy extendida en relación a la transmisión generacional del compromiso evangélico al estilo de Domingo de Guzmán en las futuras generaciones. Es bíblica esta preocupación por la transferencia de la fe en nuestra descendencia.

Encontramos un fuerte énfasis en este sentido en Deuteronomio capítulo 6. Pero, en el corazón de este pasaje hay una clave para ese eficaz aprendizaje muy descuidado en nuestros días; la meditación bíblica o una espiritualidad de la vida a como nos dice el maestro Leonardo Boff (2000).

Es evidente que nunca vamos a estar en condiciones de transmitir a otras personas lo que no estamos viviendo, experimentando. Este llamado a la fidelidad evangélica, lo pasamos por alto o lo leemos corriendo. En el propósito de Dios, la proclamación de la Escritura debe motivar a una lectura personal, en la vida familiar, testimoniándola entre otras personas por medio de la animación desde estudios bíblicos. Así, la predicación, ha de partir de una profunda relación espiritual con el Dios de la vida, lo cual mantiene viva la marcha del pueblo hacia su liberación, el Reino de Dios predicado por Jesús y al estilo de Domingo de Guzmán. Así, debemos tener presente en todo tiempo y espacios el ardor predicador: durante nuestro caminar cotidiano, en el trabajo, en la vida familiar, en la vecindad, lo cual puede hacerse desde algunas pautas personales y comunitarias como:

• Saber  escucharla la presencia de Dios por medio de los signos de los tiempos cuando estamos en marcha.

• Mantener en gimnasia permanente nuestro ritmo contemplativo.

• Debemos mantener activos todos los sentidos desde el método de la teología latinoamericana; Ver-Juzgar-Actuar.

• Debemos intentar hacer presencia transformadora en  nuestras familias, en la fraternidad, el la vecindad, el barrio, la ciudad en que vivimos, en la comarca, el caserío, en el campo, totalmente; no solo en la vida privada sino también en la vida pública, en la política.

REFERENCIAS:

  • Nueva Biblia de Jerusalén. (1998). Edición Manaual y de Bolsillo. Bilbao, España: Desclée de Brouwer.
  • Boff, L. (2000). La dignidad de la Tierra: Ecología, Mundialización, Espiritualidad: La emergencia de un nuevo paradigma. Ed. Trotta. Madrid, España.
  • Lacordaire, E. (1989). Santo Domingo y su Orden. Ed. San estaban. Salamanca, España.

Dominicos

“Revitalizar nuestra vocación de servidores de la Palabra con el desempeño apostólico de una función teológica creativa para el acompañamiento compasivo del pueblo”

Contacto

  • 2ª Calle 21-54, Zona 15, Vista Hermosa II
  • curia@dominicosca.com
  • (502) 2369-5952
  • http://www.dominicosca.com