Cada capítulo redactaba un Acta, donde se recogían las decisiones y acuerdos tomados. Desgraciadamente apenas se comienza modernamente el rastreo de esas Actas, de las que disponemos de muy pocas, por el momento. Como ya dijimos, la extinción de la Provincia trajo consigo la pérdida de la riqueza de los archivos y bibliotecas de la Provincia. Ciertamente, Remesal y Jiménez recogen todo su material de las Actas de los Capítulos. Pero a nosotros nos gustaría poder confrontar y ahondar en la fuente misma: las Actas. Un estudio interno de ellas no lo podemos hacer hasta no tenerlas en nuestras manos. Sólo podemos acercarnos a ellas, como desde fuera, siguiendo a los cronistas. Claro que con la confianza de que, tanto Remesal como Jiménez, manejaron con profusión y seriedad las Actas, como la primera y mejor fuente.

Estas Actas eran redactadas en lengua latina, idioma usual en todos los documentos eclesiásticos. Como se comprende, por las dificultades de imprenta, eran todos manuscritos, y cada Prior de convento estaba obligado a hacer una copia auténtica y enviarla al convento siguiente; forma un tanto primitiva de correo y comunicación, pero que era la acostumbrada. De este modo, en cada convento o casa, quedaba, por lo menos, una copia de cada Acta.

Esa Acta era enviada al Maestro de la Orden, a Roma, donde debía ser confirmada y comentada, y, a veces, corregida. Posteriormente, se anunciaba la llegada de la confirmación de las Actas del Capítulo anterior por parte del Maestro de la Orden.

Se seguía un esquema común, externo, si se quiere, y que se convirtió como en un molde en que se vaciaban las variaciones o particularidades propias de cada Capítulo.

Cada Acta, sistematizada, quedaba así:

Generales (clase de capítulo, lugar, fecha, asistentes)

Absolutiones (cesación de los cargos)

Denuntiationes (noticias importantes)

Institutiones (nombramientos de diferentes puestos y oficios)

Supplicationes (peticiones al Maestro General de la Orden)

Postulationes (presentación al Maestro de dispensas o nombramientos reservados a él)

Declarationes (interpretaciones o aclaraciones)

Ordinationes (ordenaciones sobre la vida de los conventos y los frailes)

Asignationes (traslados o cambios de lugar de los religiosos)

Nomina defunctorum (lista de frailes fallecidos, desde el capítulo anterior).

Suffragia pro vivis (oraciones por personas que viven)

Suffragia pro defunctis (sufragios por los difuntos)

Indictio sequentis capituli (designación de lugar y fecha del siguiente capítulo)

Firma de los definidores y del Provincial y Secretario del Capítulo.

Sello de la Provincia.

Este esquema no sabemos cuándo se empezó a usar en la Provincia, puesto que carecemos de las primeras Actas, por el momento; pero es el que se guarda en las 17 Actas que conservamos, desde 1709 hasta 1763; lo que nos permite suponer que viene siendo usado desde muy atrás y, seguramente, lo fue hasta el último Capítulo. Por lo demás, se parece mucho al modelo actual de Actas, por lo menos en los puntos principales, aunque no cabe duda que se han introducido grandes cambios últimamente.

En los aspectos redaccionales o formales reflejaban muy bien el estilo dominante de la época. En los aspectos internos o de fondo, también, pero eso merece trabajo aparte, y de más profundidad, que no nos lo proponemos realizar ahora. Sí es notable el rigor y religiosidad usados. No quedan vacantes, ni casi lagunas sin llenar. Y la lectura seguida de cada acta, da a entender la seriedad y la observancia usual en la Provincia.

Locuciones latinas imperfectas las hay, así como también errores ortográficos o redaccionales, que se han de atribuir o a las formas gramaticales vigentes o a errores de los copistas en sus transcripciones; téngase en cuenta que disponemos de copias hechas por amanuenses. Fácilmente se filtraban faltas ortográficas. Sin contar el paso del tiempo, que hace algunos folios casi ilegibles, y su paleografía sólo se puede hacer con la ayuda del modelo común usado, y aún así, algunas partes son de difícil intelección, por lo mal conservados papeles de que disponemos hasta ahora.

(1) REMESAL, Fr. Antonio de, OP.: "Historia General de las Indias Occidentales, y particular de la Gobernación de Chiapa y Guatemala", 2 vols. 2da. edición, Guatemala, 1932.
(2) JIMENEZ, Fr. Francisco, OP.: "Historia de la Provincia de San Vicente de Chiapas y Guatemala de la Orden de Predicadores", 3 vols. Guatemala, 1930 y 1931.
(3) CAPITULOS PROVINCIALES. SIGLO XVIII. Colección de Actas de varios Capítulos Provinciales. Inédita. Propiedad del Archivo del Convento de Santo Domingo de Guatemala.
(4) FUENTE, Fr. Julián, OP.: "Los Heraldos de la Civilización Centro Americana", Vergara, España, 1929.
(5) FERNANDEZ CONCHA, Miguel: "Liber aureus", manuscrito inédito. Guatemala, 1906. Se conserva en el Archivo del Convento de Santo Domingo de Guatemala.
(6) Lista de Provinciales de la Provincia de San Vicente de Chiapas y Guatemala, en "Catálogo de la Vice Provincia de San Vicente Ferrer de Centroamérica", Guatemala, 1986.

Nota. Este artículo fue publicado en "Cuadernos para la historia de la evangelización en América Latina", Quito, Ecuador, 1, 1986, p. 213-223.

Dominicos

“Revitalizar nuestra vocación de servidores de la Palabra con el desempeño apostólico de una función teológica creativa para el acompañamiento compasivo del pueblo”

Contacto

  • 2ª Calle 21-54, Zona 15, Vista Hermosa II
  • curia@dominicosca.com
  • (502) 2369-5952
  • http://www.dominicosca.com